dilluns, 5 de gener de 2009

Políticas. Mujeres protagonistas de un poder diferenciado de Antoni Gutiérrez-Rubí (enlace)



El libro de Antoni Gutiérrez-Rubí es brillante y novedoso y, desde que cayó en mis manos, no pierdo oportunidad de recomendarlo.
Es novedoso por dos motivos, primero porque este libro ha sido entregado por su autor al dominio público, por lo que lo podemos leerlo gratuitamente en la versión que encontramos en la red y que podemos bajarnos fácilmente. Además de reproducir y utilizar su contenido libremente, con la única condición de citar su autoría, título y edición. Creo que es el mejor y más inteligente camino para extender de forma rápida y masiva las ideas que un autor quiera transmitir en su obra.
Y la segunda novedad no viene tanto de la temática tratada, las políticas, como por el enfoque. El libro se puede leer de forma fragmentaría y desordenada, porque cada capítulo tiene sentido propio, aunque eso no resta coherencia al conjunto del mensaje que quiere transmitir el autor (me recuerda al libro de Cortazar, Rayuela, que está concebido para que cada lector cree su novela).
El texto está dividido en tres partes, pero cuando acabas de leer el conjunto tienes la percepción de que tiene una lógica interna muy bien trabada: 1. Reflexiones sobre el acceso de la mujer al poder y a la política, las dificultades y la diferencia de estilo a la hora de ejercer ese poder. 2. Trayectoria de algunas políticas y líderes mundiales actuales. 3. Nuevas tendencias y formas de hacer política, como una oportunidad para los nuevos liderazgos femeninos (la política de las emociones, del relato y de las redes) y una oportunidad de renovar la percepción y la confianza de los ciudadan@s en la política como herramienta de transformación social.

El autor, con una prosa directa y clara hace un análisis certero de la situación actual de la mujer respecto al poder y, además, logra transmitir algunas ideas fuerza:

El acceso de las mujeres al poder político es deseable y (espero) imparable:

“La paridad es sólo una parte de la imprescindible “feminización de la política”. Necesitamos otra política de equidad efectiva, cierto. Pero se necesita, sobre todo, compartir el poder (no sólo la representación) y hacerlo de otra manera para revitalizar la democracia. Las mujeres que hacen política pueden, y ejemplos no nos faltan, comportarse con los roles y estereotipos culturales del machismo político. Pero también pueden, y mayoritariamente, incorporar otras escalas de valores en las relaciones (personales, sociales, institucionales, políticas), con otras sensibilidades y renovados matices. Y, sobre todo, con otra agenda y otras prioridades.”

El acceso al poder de las mujeres es todavía difícil y lento. Cuales son esos mecanismos (partidos, estructura patriarcal…) que dificultan el proceso.

“…el papel de las mujeres en los partidos confirman que se afilian más los hombres que las mujeres…
…Los partidos disponen en buena medida del monopolio de la presencia de las mujeres en las instituciones políticas ya que son los encargados de reclutar, seleccionar y designar a los candidatos y candidatas. Los criterios para definir los méritos y cualidades necesarios para acceder a un cargo tienen todavía un marcado carácter masculino. A esto se une la vigencia de una cultura organizativa de carácter patriarcal basada en lobbies y redes de contactos de confianza totalmente masculina, consolidada a lo largo de los años, y a la que a las mujeres les resulta difícil acceder. ”

Qué pueden aportar como elementos nuevos y mejores las mujeres a la política:
“Estoy convencido de que la demanda de nueva política co nuevos valores, relaciones y temas está latente y ha empezado a expresarse con fuerza en nuestra sociedad, coincidiendo, en buena parte, con los roles de personalidad, habilidad y capacidad asociados, asignados e identificados con las mujeres. Hay un pálpito emergente y vital que reclama otra política. Y “ellas” (y algunos “ellos”) la pueden interpretar e identificar”.

Qué nuevas formas de hacer política (emociones, relatos y uso de las nuevas tecnologías) pueden ayudar a las mujeres a acceder al liderazgo en la política y otras formas de poder.
““El testimonio de las mujeres es ver lo de fuera desde dentro. Si hay una característica que pueda diferencial el discurso de la mujer, es ese encuadre” (cita de Carmen Martín Gaite)”

Historias recientes de algunas líderes mundiales, algunas que han logrado alcanzar sus objetivos y otras que continúan en la brega.
“…por ejemplo, en Estados Unidos: ¿por qué Hillary Clinton es acusada de “fria y profesional” frente a un Obama que es presentado como “cálido y sencillo”?... Ellos n dudan. Cuando pueden, utilizan los arquetipos sexistas para “ganar” a una mujer.”

Y, sin ser derrotista, todavía queda mucho por recorrer para normalizar ese acceso de la mujer a las esferas del poder político.
“la mayoría de las virtudes que los hombres reconocen de las políticas, tienen que ver con el trabajo que desarrollan y no con el reconocimiento público. Curioso y interesado. Los adjetivos…Ellas, discretas; ellos, brillantes. Ellas, eficaces; ellos preparados o muy ejecutivos. Ellas trabajadoras, ellos…
La misoginia es la versión sofisticada del machismo entre los progresistas. Letal para una cultura de izquierdas y democrática. Cuando ellas son brillantes, ejecutivas y competentes dan, definitivamente, “miedo””.

Es un libro que animo a que sea ampliamente difundido y, sobre todo, leído, por qué seguro que será un eslabón más en la cadena que nos ayude a las mujeres a estar en igualdad de condiciones con los hombres. Un libro escrito por un hombre para ayudar a las mujeres, en esa larga lucha por la igualdad que es la lucha de tod@s.

2 comentaris:

  1. Ep! Bon Any 2009! i mil gràcies per la "crònica" del llibre. Estic molt agraït i content.
    Sort aquest any... i veiem-nos quna vulguis.
    Petons.
    PD Recomanació: les lletres del teu títol de bloc i nom, millor sobre el paviment de la foto..., que si no, no es veuen... :-)

    ResponElimina
  2. Gràcies a tu pel teu llibre, a vegades treballar en política es dur i és difícil trobar referents i gent que defensi la política com a servei públic. I més encara homes que defensin que sense la participació de les dones en la política activa la nostra democràcia serà sempre incomplerta.
    Bon any i segur que et truco per quedar un dia.:)

    ResponElimina