dimecres, 6 de maig de 2009

La derecha rechaza el derecho a 20 semanas de baja por maternidad para todos los paises de la UE: otra razón para votar en las elecciones europeas

Foto: CGLores (Paris, Museo Rodin)

Los grupos políticos del Parlamento Europeo (PE) no han logrado hoy, 6 de mayo, llegar a un acuerdo para aprobar la extensión de la baja de maternidad hasta un mínimo de veinte semanas en toda la UE ni para obligar a instaurar un permiso de paternidad.
Con el apoyo de la mayoría de los grupos Popular y Liberal (por cierto donde están integrados partidos españoles como el PP y CIU), el pleno de la Eurocámara decidió devolver el asunto a la comisión parlamentaria competente. Con esta decisión la tramitación del expediente en el Parlamento Europeo tendrá que volver a empezar prácticamente de cero.

A esta postura se opusieron la ponente del informe, la socialista portuguesa Edite Estrela, y la izquierda del hemiciclo. La decisión del pleno muestra que la mayoría de derechas impide cualquier avance en el campo de la conciliación de la vida personal y laboral y la igualdad. El Grupo Socialista, ha calificado, a través del alemán Martin Schulz, de "indigna" la actitud de liberales y conservadores. "La derecha ha mostrado hoy su verdadera cara traicionando el bienestar de millones de mujeres que aspiran a conciliar su vida familiar y profesional", Schulz anunció que este dossier será una de las prioridades de su grupo de cara a la próxima legislatura. Y es que la división entre los grupos políticos, que tenían opiniones distantes sobre la duración mínima que se debe garantizar para las bajas de maternidad y otros aspectos de la reforma, hará que el asunto pase a manos del nuevo Parlamento que surgirá de las elecciones europeas de junio. Por eso, es importante votar en las próximas elecciones para conseguir cambiar la actual mayoría conservadora del Parlamento Europeo.

En principio, el compromiso que tenía previsto votar hoy la Eurocámara abogaba por extender hasta veinte semanas el periodo mínimo de las bajas por maternidad en los Veintisiete, una postura que contrasta con la de los gobiernos de la Unión Europea (UE), que ni siquiera aceptan la ampliación hasta las dieciocho semanas que había propuesto la Comisión Europea. Actualmente, la legislación europea garantiza una baja de maternidad mínima de catorce semanas, pero la situación varía en gran medida a lo largo de la UE, pues en algunos países alcanza las veintiocho semanas.

Además, los eurodiputados defendían que las seis primeras semanas de baja sean obligatorias, como en España, para facilitar la lactancia y que durante ese periodo el Estado abone el cien por cien del último sueldo de la madre. Asimismo, el informe que había aprobado la comisión parlamentaria exigía la introducción de una baja de paternidad de dos semanas obligatoria y remunerada íntegramente. En principio, ninguna de estas ideas es aceptada por los Estados miembros, por lo que ya estaba previsto que la tramitación de la reforma tuviese que continuar en los próximos meses.

Las españolas tenemos derecho a 16 semanas

En España, está en vigor un período de 16 semanas, de las cuales las seis primeras tras el parto son obligatorias para la madre, mientras que el resto se puede transferir al cónyuge. La prestación económica es equivalente al total del último sueldo de la madre durante toda la baja, lo que no garantizan todos los Estados miembros.

En otros países, como Suecia, la baja de maternidad incluye siete semanas antes del parto más siete después y es posible extenderla hasta que el niño cumpla dieciocho meses. En Alemania, el periodo obligatorio es de catorce semanas (seis antes del nacimiento y ocho después), mientras que Francia tiene, al igual que España, una baja de 16 semanas.

1 comentari:

  1. Es curiosa esa sensibilidad de la derecha (sobre todo la española) hacia los derechos de los no nacidos, y ese desprecio a los derechos de las madres y por extensión de los ya nacidos, sus hijos.

    Alguien debería algún día explicarme esa esquizofrénica posición ideológica.

    ResponElimina