dimarts, 23 de juny de 2009

El bosque animado (feliz noche de San Juan)

Foto:CGLores (2007)


"Vereis:

Los árboles tienen sus luchas. Los mayores asombran a los pequeños, que crecen entonces con prisa para hacerse pronto dueños de su ración de sol, y al esparcir las raíces bajo la tierra, hay algunos quizá demasiado codiciosos que estorban a los demás en su legítimo empeño de alimentarse. Pero entre todos los seres vivos de la fraga son los más pacíficos, los más bondadosos, los que poseen un alma más sencilla e ingenua. Conviene saber que carecen absolutamente de vanidad. Nacen en cualquier parte e ignoran que sólo por el hecho de crecer allí, aquel lugar queda embellecido. No se aburren nunca porque no miran a la tierra, sino al cielo, y el cielo cambia tanto, según las horas y según las nubes, que jamás es igual a sí mismo. Cuando los hombres buscan la diversidad, viajan. Los árboles satisfacen ese afán sin moverse. Es la diversidad la que se aviene a pasar incesantemente sobre sus copas".

Wenceslao Fernández Florez: El bosque animado

3 comentaris:

  1. Este sí que es un fragmento de un tesoro literario...

    Un gallego profundamente reaccionario en sus ideas, y que paradojicamente hace gala en esta novela de una sensibilidad extraordinaria.

    Feliz solsticio de verano.

    ResponElimina
  2. Por cierto, fantástica fotografía alcaldesa.

    ¿Donde?

    ResponElimina