dimecres, 22 de juliol de 2009

¡90 años de la OIT en acción! (II): Informe sobre El empoderamiento de las mujeres



La celebración del nonagésimo aniversario de la Organización Internacional del Trabajo constituye una oportunidad para rendir un homenaje a las mujeres que defendieron los principios de la igualdad de género en el mundo del trabajo, y que jugaron un papel decisivo al liderar las acciones de la OIT. Y en ese contexto la OIT ha publicado informe sobre el papel de las mujeres que han participado en la historia de la OIT (El empoderamiento de las mujeres).

Este era un buen momento para reflexionar sobre los avances logrados; los desafíos que han sido superados para llevar adelante la igualdad de oportunidades y trato; y sobre lo que aún queda por hacer para empoderar a las mujeres en el mundo del trabajo. Es hora de reconocer la importancia del liderazgo y la participación de muchas mujeres a lo largo de los últimos noventa años. Ellas, por su rol pionero, fueron determinantes a la hora de hacer valer los derechos de las mujeres en el lugar de trabajo, y para trabajar codo a codo con los hombres que apoyaron esta causa. Sus historias personales le dan vida a la historia de la institución.

Además, en el contexto del Programa de Trabajo Decente, y a la luz de la clara visión formulada por la CIT en la Declaración sobre la justicia social para una globalización equitativa, de 2008, la OIT se ha consagrado a la igualdad de género y a la no discriminación como ejes transversales de sus políticas.

Teniendo en cuenta la evolución del liderazgo de mujeres sobresalientes, valientes y perseverantes en la historia de la OIT, es lógico mirar hacia el futuro con expectativa y confianza.

No os perdais el INFORME EL EMPODERAMIENTO DE LAS MUJERES (ENLACE), pq es un resumen bien hecho y documentado, sobre el papel de las mujeres y la historia de algunas de las que tuvieron un mayor protagonismo en la OIT y en la mejora de las condiciones de trabajo de las personas.

Y para que degusteis un poco aquí, os dejo una pequeña parte del texto del informe que habla de las mujeres que participaron en los orígenes de la OIT:
"Las mujeres y los orígenes de la OIT mujeres y los orígenes de la OIT

En los albores del siglo XX, los temas en torno a la lucha contra la esclavitud, el alcoholismo y en apoyo del sufragio femenino, combinados con la explotación de mujeres y niños en la Revolución Industrial, dieron vida a un conjunto de mujeres líderes en Europa y América del Norte. Sus esfuerzos se anclaban en las inclementes condiciones en las que las mujeres tenían que trabajar; o las diferencias en los salarios que percibían (todo ello, en comparación con los hombres). Hacia fines del siglo XIX, los gobiernos de diversos países industrializados adoptaron “leyes de protección”. También se reconoció la necesidad de contar con tratados internacionales que brindaran protección frente la competencia desleal.

Una de las organizaciones precursoras de la OIT fue la Asociación Internacional de Legislación Laboral, impulsada por personas y gobiernos preocupados por las condiciones de trabajo. En sus reuniones de 1905 y 1906 en Berna, Suiza, la Asociación aprobó las Declaraciones de Berna, que instaban a la celebración de acuerdos internacionales para proteger a las mujeres de la explotación, tanto en términos del trabajo nocturno como de exposición al fósforo blanco en la fabricación de cerillas. En 1913, se elaboraron otros acuerdos que prohibían el trabajo nocturno a los jóvenes, y limitaban las horas de trabajo a mujeres y jóvenes. En estos documentos se basaron las propuestas que presentaron el Ministerio de Trabajo y el Ministerio del Interior del Reino Unido para incluir a una nueva organización internacional del trabajo en la Conferencia de Paz de París y en el Tratado de Versalles, al finalizar la Primera Guerra Mundial.
En 1919, las delegaciones de mujeres de Bélgica, Francia, Reino Unido y Estados Unidos participaron activamente en la Conferencia de Paz de París. El Consejo Internacional de Mujeres, por ejemplo, reclamó por la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres; la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor; la limitación de la cantidad de horas semanales de trabajo a cuarenta y cuatro; y la eliminación del trabajo nocturno para las mujeres. La Ligue Française pour le Droit des Femmes presentó una plataforma similar. Las mujeres dirigentes plantearon otras temáticas, entre ellas, el fin del trabajo infantil, la asignación de pensiones y prestaciones de maternidad e, incluso, el pago de salarios mínimos por el trabajo doméstico. Muchas de estas demandas eran vistas como demasiado radicales para la época, mientras otras se centraron en pasos más pragmáticos. Por ejemplo, Margaret Bondfield (véase el recuadro de más abajo), logró persuadir a los negociadores para incluir una disposición mediante la cual se requería la participación de mujeres cada vez que algún aspecto laboral femenino fuera objeto de debate. Jeanne Bouvier, una dirigente sindical francesa, fue también muy activa a la hora de presentar las opiniones de los trabajadores franceses en relación con la seguridad social. Actuó en representación de la Federación de Sindicatos de Diseñadores de Vestuario, y luego tuvo un papel decisorio al exponer las inquietudes de las mujeres.

La primera Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) se celebró en Octubre de 1919, en Washington DC. En esa oportunidad, se adoptaron seis convenios: dos de ellos abordaban la situación de la mujer: prohibían su trabajo nocturno y garantizaban la protección
de la maternidad para las trabajadoras; otros dos en relación con la situación de los niños: la edad mínima para emplear a personas jóvenes y la prohibición del trabajo nocturno para menores de edad.
Los dos restantes comprendían las políticas generales respecto de la cantidad de horas de trabajo y el desempleo. Estos convenios protectivos fueron adoptados sin grandes debates, dado que sus disposiciones básicas recogían la labor emprendida por la Asociación Internacional del Trabajo. En esta primera conferencia, 22 mujeres asistieron en calidad de consejeras técnicas: 13 lo hicieron en representación de distintos gobiernos; una en representación de los empleadores y otras ocho, de los trabajadores. Jeanne Bouvier estaba entre las que impulsaban la “legislación proteccionista”; además, sostenía que las normas de protección de la maternidad debían contemplar la protección obligatoria de la mujer durante las seis semanas previas y las seis semanas posteriores al parto. Dos consejeras técnicas de los gobiernos escandinavos, Kerstin Hesselgren de Suecia y Betzy Kjelsberg de Noruega, asumieron posturas contrarias.
Kerstin Hesselgren, Jefa de Inspección de Fábricas y miembro del Senado de Suecia, sostenía que las normas no tendrian que ir más allá de lo que los gobiernos estaban preparados para adoptar y ratificar. Betzy Kjelsberg, quien durante años fue delegada plena de la CIT, se opuso a las leyes de protección y favoreció el principio de igualdad de trato. Estas posturas divergentes de los primeros días han seguido presentes en las deliberaciones políticas a lo largo de la historia de la OIT.

Las mujeres asesores de los trabajadores en esta primera CIT se quedaron en Washington DC a participar en el primer Congreso de Mujeres Trabajadoras. A ellas se unieron representantes de Europa y Estados Unidos y establecieron una Federación Internacional de Mujeres Trabajadoras. Esta Federación funcionó por poco tiempo como una institución independiente. Poco más tarde, en 1924, se resolvió su incorporación a la Federación Internacional de Sindicatos, en calidad de departamento de la mujer. En las Conferencias posteriores, celebradas en la década de los ‘20 y los ‘30, rara vez la participación de las mujeres superaba las veinticinco participantes (y en su mayoría asistían como consejeras técnicas). Betzy Kjelsberg fue delegada plena del gobierno noruego; y a ella se unieron Mary Fitzgerald de Sudáfrica y Margaret Bondfield del Reino Unido como representantes de los trabajadores. Margaret Bondfield también asistió como delegada del gobierno, tras haber sido electa en el Parlamento."

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada