dimecres, 26 d’agost de 2009

Cuando el integrismo se ceba en las mujeres

Seis azotes por beber cerveza


El tribunal islámico de Malasia que condenó a una mujer musulmana a ser azotada por beber una cerveza, ha suspendido indefinidamente la aplicación del castigo, por las presiones internacionales y de los grupos de derechos humanos. La ministra para Asuntos de la Mujer, Familia y Desarrollo de la Comunidad, Shahrizat Abdul Jalil, indicó el 25 pasado, en conferencia de prensa, que el tribunal islámico del estado de Pahang ha decidido revisar la pena impuesta a Kartika Sari Dewi Shukarno, por "demasiado dura y desproporcionada con la falta".

Por la condena, Kartika Seri Dewi Sukarno, de 32 años y madre de dos hijos, iba a recibir los golpes con una vara de ratán, en aplicación de la ley islámica o "sharia", que prohíbe el consumo de alcohol a los musulmanes.Se trata de la primera mujer condenada a recibir azotes por beber cerveza en Malasia. La pena ha suscitado múltiples críticas de grupos defensores de los derechos humanos, quienes denuncian la existencia de un sistema legal paralelo para los musulmanes en la multiétnica nación del sudeste asiático.

Aunque este tipo de penas están recogidas bajo el código civil de Malasia y de la vecina Singapur, ninguna mujer ha recibido este castigo en el país. Los grupos defensores de los derechos humanos han llamado la atención recientemente sobre el endurecimiento de las leyes en Malasia.

Pero no es el único caso, ni país que aplica de forma literar la ley islámica contra las mujeres. En Sudán, de dónde cada vez nos llegan peores notícias, a un conocida periodista, Lubn Ahmed al-Husayn y a 12 mujeres más las podrian condenar a 40 latigazos por vestir en público de forma “escandalosa” según la ley islámica que se aplica en Sudán. Varias de las mujeres detenidas son del sur del país, zona animista y cristiana donde, en teoria, la ley islámica no se aplica. Su denominador común era que en el momento del arresto vestian pantalones.

Diez de ellas fueron liberadas después de declarase culpables y recibir 10 latigazos. Las otras tres fueron puestas a disposición del fiscal, después de pedir un abogado. Ahora se enfrentaran a un juicio por “cometer un acto indecente o violar la moral o vestir ropa indecente” que prevee que sean flageladas o multadas, o ambas cosas.

Ante estos casos, la presión de los grupos defensores de derechos humanos y la repulsa internacional, es el único escudo protector de las mujeres de muchos paises.

También, a raíz de este hecho en Sudán, Empar Moliner escribió un brillante artículo sobre el tema y la respuesta de los musulmanes que viven en nuestro país contra hechos que denigran a las mujeres (sean musulmanas o no).

Como hace días que se publicó, os lo reproduzco por si os interesa:

Gran oferta en pantalons islàmics. (Empar Moliner)

Quan hi ha un atemptat terrorista al País Basc s'espera que les forces polítiques basques "el condemnin", i es pren nota de les que no ho fan. No condemnar un atemptat no et fa còmplice de terrorisme. Però el que és segur és que condemnar-lo t'estalvia la sospita que hi "dónes suport". De la mateixa manera, quan un capellà abusa de nens, s'espera del Papa que demani perdó en nom de l'Església. (Amb uns quants segles de retard, això sí.)

Ara, al Sudan, un grup de dones han estat detingudes i fuetejades perquè duien pantalons, que les autoritats (sempre inspirades per la llei islàmica) troben que són "indecents". I jo espero que tots els imams de la nostra terra condemnin una acció tan bàrbara. En especial, aquell de Lleida que no va voler ser entrevistat per una periodista perquè "anava maquillada i el podia excitar". (Al final el va entrevistar un home, que, per aquestes coses de la tele, també anava maquillat, de manera que potser al final la temuda excitació es va acabar produint.)

Sé que és una feinada condemnar cada lapidació, cada cara cremada amb àcid o cada mutilació de clítoris. Els bascos pacífics també deuen trobar una llauna sortir a manifestar-se cada cop que uns energúmens maten algú. El que passa és que ho fan per demostrar que són bascos, però que, en canvi, no són com els seus compatriotes assassins. I és per això que els musulmans que viuen a la infidel Europa ara haurien de sortir al carrer de la mateixa manera que hi surten per reclamar que es construeixin mesquites. Jo, per exemple, no veig la necessitat de construir mesquites (ni esglésies o temples de la cienciologia) en sòl públic. Però si resulta que n'hi ha d'haver, em sembla just que els musulmans que les utilitzaran em facin saber que no serviran per adoctrinar homes que consideren que una dona que duu pantalons ha de ser fuetejada”.

Notícia publicada al diari AVUI, pàgina 48. Dijous, 16 de juliol del 2009

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada