divendres, 28 d’agost de 2009

Pacifistas a través del arte



Estaba leyendo a Murakami y encontré un pàrrafo de los que hacen más a favor de la paz que otros discursos más sesudos. Me recordó, también, cuando siendo adolescente (de eso hace ya algunos milenios) vi la pelicula Johnny cogió su fusil y descubrí, condensados en la historia de un hombre, todos los horrores de la guerra. Sólo las obras de arte, la literatura, el cine, la pintura... pueden expresar tanto y de forma tan directa a nuestra conciencia.


"Cuando éramos soldados, nos hicieron practicar con frecuencia la manera de abrirle el vientre a un enemigo en un ataque con bayoneta-dijo el soldado fornido-.¿Sabes cómo se clava la bayoneta?

-No-digo.

-Primero le clavas con todas tus fuerzas la bayoneta en el vientre al enemigo. Una vez que está bien clavada, la empujas hacia un lado. Luego vas retorciéndola hasta hacerle trizas las vísceras. El enemigo morirà en medio de terribles sufrimientos . Es una muerte horrible. La agonía se prolonga y el sufrimiento es enorme. Pero sólo con clavarla no basta. El enemigo puede levantarse de golpe y ser tú quien acabe con la bayoneta clavada en el estómago. Éste es el mundo en el que hemos caído.

Las vísceras. Oshima me explicó que son la metáfora del laberinto. Dentro de mi cabeza hay varias cosas que se van entrelazando y que acaban por embrollarse. Ya no sé discernir bien lo que es de lo que no es.

-¿Sabes por qué una persona tiene que hacerle a otra cosas tan crueles?-pregunta el soldado alto.

- No lo sé-digo - Yo tampoco- dice el soldado alto-. Me daba igual un soldado chino, que uno ruso o que uno americano. Yo no quería trincharle las tripas a nadie. Pero vivíamos en un mundo así. De modo que tuvimos que desertar. Pero no te equivoques. Nosotros no somos débiles. Éramos muy buenos soldados. Sólo que no podíamos soportar algo que conllevara tanta violencia.” (pág. 634)

Murakami, Kafka en la orilla, Barcelona,Tusquets, 2008

2 comentaris:

  1. Lo cierto es que decidí leer a Murakami por una reseña tuya publicada en este blog... probé con After Dark y no me arrepiento ( ya tengo Tokyo Blues en el punto de mira). Pero como sueles hacer buenas recomendaciones, este verano me he llevado a la playa "El Corazón helado", un libro que alguien me regaló hace años y se quedó olvidado en la estantería.

    Puestos a leer algo que nos incite a la paz, y sin despreciar a Murakami, me quedo con la triste y detallada descripción de Almudena Grandes sobre las miserias de nuestra contienda civil.

    Al tajo, que el lunes empieza el cole.

    Saludos alcaldesa.

    ResponElimina
  2. Hola, de nuevo, Jack, veo que las vacaciones han ido bien y que te han permitido (como a mí) adentrarte en algunos placeres literarios.
    Yo este verano también he recaido en Murakami (tres veces para ser exactos) y si te ha gustado su literatura, te recomiendo Kafka en la orilla si quieres sumergirte complentamente en el universo del escritor japonés ... y ya me diras que te parece.
    Un saludo y que este nuevo curso sigas deleitandonos con tus nuevas historias.

    ResponElimina