dijous, 17 de setembre de 2009

Álvaro Cunqueiro: De que los peces oyen

Foto: CGLores (agosto 2009)
"Haciendo el otro día vacación por las orillas del río Ares -el río que muele el molino que fue de los abuelos del poeta José Díaz Jácome y donde éste nació-, me encontré con un percador amigo, de los que aquí dicen miñoqueiros, el cual se vino hacia mí armado de una ardua pregunta.
-Vosté que leéu tantas cousas, ¿sabe si os peixes oien ou non?

Como llovía, nos protegimos bajo un castaño, y yo le dije lo que sabía hacerca de tan grave asunto, comenzando por citarle la sentencia de Plinio que dice "pisces audire parlam est" (que los peces oyen es evidente).Y le conté lo que cuenta Linneo de las truchas y el trueno; estaba Linneo viendo cómo unas truchas vagaban tranquilas en un remanso, cuando estalló la fúlgura y vino el trueno unos segundos después. La luz del relámpago no asustó a las truchas, pero el trueno las hizo huir a refugiarse bajo las piedras.

-Pois o asubió nóno oien.

Y me contó que él experimenta, y silba mientras lanza, y la trucha no se da por enterada del silbido, y viene y pica. Le dije que quizá la trucha tenga un oído especializado, como el de la mariposa nocturna, que no oye más que el grito que sopla el murciélago. Y así la trucha puede no oir el silbido de un pescador y oír el trueno. ..."

Álvaro Cunqueiro: De que los peces oyen, en Fábulas y leyendas de la mar. Barcelona, ediciones Tusquets, 1986

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada