dimecres, 2 de setembre de 2009

Despedida al escritor barcelonés Antonio Rabinad



El escritor, librero y guionista barcelonés, Antonio Rabinad murió el 29 de agosto en Barcelona a los 82 años. Nacido en Barcelona en 1927 en el seno de una familia aragonesa, Rabinad escribió en 1952 su primera novela, "Los contactos furtivos", con la que obtuvo el Premio Internacional de Novela y que fue prohibida por la censura franquista.

El autor, que fue compañero generacional de la llamada Escuela de Barcelona, publicó varias novelas, entre las que destacan 'El niño asombrado' (Premio Ciutat de Barcelona) "Memento Mori", considerada una de las mejores novelas de la Guerra Civil Española y la post-guerra, y "El hombre indigno", en la que Rabinad relataba la infancia y juventud de un huérfano de guerra en los suburbios de Barcelona o "La transparencia" de 1985. También colaboró con el director Vicente Aranda en los guiones cinematográficos de algunas de sus películas, entre ellas "Tiempo de silencio" y "Libertarias". Publicó en 2005 su última novela, "El hacedor de páginas", dónde vuelve a los años de la Guerra Civil .
Era un autor genuinamente barcelonés y que, los que pasábamos habitualmente por el Mercado de Sant Antoni de libros de los domingos, nos lo encontrábamos en su parada de venta, donde podías comprar sus libros y otros, de primera o segunda mano, pero que si estaban allí eran una garantía de calidad literaria. No vendía cualquier cosa.
Era una persona de referencia (aunque las últimas veces ya no lo vi en su sitio habitual) en ese lugar de magia que es el Mercat de Sant Antoni, dónde puedes encontrar tesoros literarios, rarezas bibliográficas o novelas del oeste. Y entre padres y niños con cromos, adolescentes con cómics o juegos de ordenador, ratones de biblioteca, lectores empedernidos o bibliófilos, también puedes encontrar escritores, más o menos, de éxito, o escritores consagrados camuflados entre el río de gente, mientras vas buscando ese libro que te obsesiona o, simplemente buscando libros para hacer acopio de letra impresa.
Los que hemos disfrutado de sus novelas sabemos que hemos perdido un gran escritor catalán y una figura de referencia de la literatura escrita en Barcelona, pero nos queda su obra, a la que estoy segura volverán diferentes generaciones para conocer la gris post-guerra.
Aqui teneis un pequeño párrafo de su novela "La transparencia" como un pequeño homenaje:
"Aquellos escalones irregulares como versos le sonaban asimismo a música (¿no había oido cantar un menu en la radio de tía Felisa?), y el muchaho sacó la cartera y se puso a contar su capital con pasimonia, dos billetes de duro, cuatro pesestas y calderilla suelta, además de la ficha: en total quince pesetas, era rico. Esa prepotencia le hizo mirar con serenidad el restaurante, ponerse en pie y sacudir sus pantalones de migajas. Antes, cuando investigó la carretera, había visto a los novios bajar con disimulo de ladrones la escalera que él subía ahora y huir en el anónimo de un taxi. Pero ella, ¿estaría arriba? "

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada