dijous, 1 d’octubre de 2009

Revuelta en el Reino Unido contra la tendencia de la BBC a reemplazar periodistas veteranas por chicas más 'sexies'

Foto: CGLores (2008)
Aquí tenéis una noticia que deja patente que ya ni la BBC queda fuera de buscar la audiencia a cualquier precio. Doble discriminación por mujeres y por ser personas que ya no son jóvenes. Los directivos (que apuesto algo a que son hombres y no precisamente jóvenes) se equivocan, no sólo pq mucha gente se sentirá identificada con las periodistas despedidas, si no porque “alguien” también puede pensar que unos directivos/vas jóvenes pueden tener más ganas de trabajar, nuevas ideas y que, sobre todo, tendrán sueldos menores. La BBC tiene suerte por tener una audiencia que sabe que la calidad no viene por una cara bonita, si no por gente que piensa y trabaja con el cerebro:
"Los telespectadores británicos no quieren que la BBC se berlusconice y han protestado por la campaña de la televisión pública del Reino Unido para despedir, prejubilar o meter en el archivo a las presentadoras maduras, y sustituirlas por velinas inglesas jóvenes, sexis y ultramaquilladas, que no desentonarían ni en la RAI ni en Villa Certosa (la mansión del primer ministro italiano en Cerdeña).

La BBC lleva tiempo deshaciéndose de leyendas de sus informativos y programas como Anna Ford, Moira Stuart o Victoria Wood, mujeres competentes y elegantes, de profesionalismo irreprochable, cuyo único "defecto" era pasar de los cincuenta años. Esa discriminación por razón de edad llevaba tiempo dando mucho que hablar, pero la gota que colmó el vaso fue la decisión de reemplazar como juez del concurso Ven a bailar (Strictly come dancing) a la coreógrafa Arlene Phillips (66 años) por la estrella pop Alesha Dixon (de 30 años y muy buen ver). La cadena pública ha sido literalmente inundada de cartas, e-mails y llamadas telefónicas de queja, hasta el punto de que el director general del ente, Mark Thompson, se ha visto obligado a desmentir públicamente que la BBC discrimine a las mujeres por razón de edad, y prometer que va a volver a contratar a veteranas. O sea, que después de prejubilar y despedir a unas cuantas para hacer la cadena más sexy, va a dar vueltas por el mercado...

"La BBC valora enormemente la aportación de mujeres mayores, y el actual debate resulta constructivo y demuestra que los telespectadores británicos quieren algo más que caras bonitas en sus pantallas", ha dicho Thompson. Pero la tendencia a cambiar a las señoras por chicas jóvenes y guapas que no pasen mucho de los treinta no es sólo de la televisión pública, sino también de las privadas. Selina Scott se marchó hace poco del Canal 5 dando un portazo y acusando a sus jejes de no promocionarla por razones exclusivamente de edad. La BBC también ha reemplazado a presentadores en la cincuentena". (La Vanguardia, 29-9-09, Rafael Ramos, Corresponsal en Londres)

3 comentaris:

  1. ¡Qué verguenza!
    Era lo que faltava, la "berlusconización" también de los medios de comunicación... mucha pena si se trata de la BBC, aún están a tiempo de rectificar.

    ResponElimina
  2. Carmen, me encanta la palabra "berlusconización". Me pregunto si pasaría lo mismo si los cargos directivos fueran mujeres y no hombres. Me temo que sí.

    ResponElimina
  3. Yo creo que no seria igual. Aunque sea por identificación (pq las directivas seguramente también tendrían una edad). Además, igual lo que cambiarían son los locutores/periodistas hombres, ya mayores, por jovencitos de buen ver y que cobrarían menos.
    Creo que en el futuro, por lo menos en Europa, la mayoría de la población no será joven y por tanto, también los referentes del imaginario colectivo en los medios también serán mayores. En una parte de la publicidad ya pasa, pq la gente no joven - o sea a partir de los 30, aunque nos auto engañemos con alargarlo- es la que tiene mayor poder adquisitivo.

    ResponElimina